Esta es una compañía de medios de noticias dedicada a informarle las noticias más importantes del día y ayudarlo a descubrir un nuevo artista. Somos el sitio web de descubrimiento de artistas próximo número uno porque aprendemos a combinar noticias generales con música.

Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Donación

buy me a coffe

ayudanos a mantenerno gratis


 Los astrónomos tienen dificultades con las entidades celestiales de la red satelital como Starlink. Piensan que antes de que SpaceX y sus competidores lancen miles de satélites más en órbita, los controladores deberían ocuparse del negocio.


El rápido ascenso de los satélites de Internet, la formación de megaconstelaciones y la acumulación de basura en el espacio están comenzando a interferir con el trabajo de los cosmólogos. Múltiples estudios recientes publicados en la revista Nature Space Science hacen sonar la alarma de que la situación se está deteriorando rápidamente. Además, creen que los gerentes deben manejar los asuntos operativos.


Con la llegada de las unidades web basadas en el espacio realmente extendidas en 2019, la cantidad de satélites que operan en órbita terrestre baja creció significativamente. En ese año, SpaceX y OneWeb lanzaron sus constelaciones de satélites más notables con el objetivo de expandir el acceso a Internet en todo el mundo. Estos servicios deberían ser más eficientes gracias a la órbita más cercana del satélite alrededor del planeta, lo que reduce la distancia que deben viajar los mensajes tanto hacia como desde el planeta. Sin embargo, cuando se opera a corta distancia, las empresas necesitan muchos más satélites para cubrir toda la Tierra.


Todo ese equipo aumenta la contaminación lumínica, lo que dificulta que los astrónomos exploren las profundidades ocultas del cosmos. Las percepciones adaptativas fotobombas son otra consecuencia de las rutas satelitales.


"En solo tres años, las megaconstelaciones de satélites se han convertido en un peligro innegablemente grave para la ciencia espacial", dice un artículo de opinión publicado ayer en Nature Cosmology. "Estamos siendo testigos de un cambio emocionalmente significativo y posiblemente semipermanente del cielo nocturno sin un punto de referencia verificable y con una supervisión limitada".


Los resultados son absolutamente alucinantes. Cerca de 9.800 naves espaciales están actualmente en órbita alrededor de la Tierra, con aproximadamente 7.200 de ellas transmitiendo datos activamente. Según el Observatorio Europeo Austral, podría haber hasta 75.000 naves espaciales en órbita terrestre baja para el año 2030. Para su servicio de internet Starlink, SpaceX pretende lanzar un total de 42.000 satélites.


Cuando SpaceX lanzó las primeras 60 naves espaciales Starlink en 2019, las alarmas comenzaron a sonar entre los cosmólogos. Según un estudio reciente, la mejora en la calidad del cielo nocturno se puede atribuir al hecho de que los satélites y los desechos de cohetes reflejan y difunden los rayos del sol de manera efectiva. Además, a diferencia de la contaminación lumínica de fuentes terrestres, que normalmente se concentrará alrededor de comunidades urbanas brillantemente iluminadas, la contaminación lumínica del espacio puede afectar la perspectiva del universo de todo el planeta.


Se planea comenzar una revisión extensa del cielo nocturno en 2024 en el Observatorio Vera Rubin en Chile, y los autores del artículo de punto de vista calcularon el impacto que tendría un mayor esplendor en el estudio. Los datos recopilados de la encuesta deberían proporcionar nuevos conocimientos sobre la construcción de Smooth Way, la naturaleza de la materia opaca y la energía tenue, y la trayectoria potencial inesperada de las rocas espaciales hacia la Tierra. Este estudio sugiere que la proliferación de satélites puede obstaculizar la capacidad del observatorio para hacer revelaciones. En particular, los cielos nocturnos más brillantes conducen a una enorme pérdida de eficiencia, lo que podría costarle al proyecto una cantidad significativa de dinero.


El brillo base del concentrado aumentaría un 7,5 % para 2030 en comparación con un cielo nocturno no contaminado como resultado de la luz reflejada por los objetos en la órbita terrestre baja. Los analistas identificaron un aumento potencial de $22 millones en los gastos del proyecto como resultado de este obstáculo. Esto se debe a que los científicos necesitan tiempos abiertos más largos para detectar objetos lejanos en un cielo que se vuelve más brillante todo el tiempo. También advierte que un cielo más brillante puede hacer que los investigadores pasen por alto objetos aún más débiles. Con el aumento de los costos y una mayor competencia por el tiempo del telescopio, puede resultar más difícil para los cosmólogos de instituciones más pequeñas y organizaciones subrepresentadas tomar la iniciativa en su investigación.


Los cosmólogos ahora también tienen que preocuparse por los satélites fotobombas. Según otra pieza difundida recientemente en un diario similar, las trayectorias de los satélites aparecieron en el 2,7% de las imágenes del telescopio Hubble tomadas con un tiempo abierto de 11 minutos entre 2002 y 2021. Ese número puede llegar al 50% para la década de 2030. Si SpaceX tiene éxito en el lanzamiento de 42.000 satélites, aproximadamente el 30 por ciento de las imágenes utilizadas en la investigación del Observatorio Vera Rubin mostrarán una trayectoria satelital.


The Edge se acercó a SpaceX para hacer comentarios, pero la compañía no respondió. Sin embargo, en enero, Public Science Establishment declaró que había acordado con SpaceX trabajar juntos para limitar el impacto de la organización en la cosmología. Esto incluyó sugerencias para disminuir el esplendor óptico de los satélites de SpaceX. El año pasado, el grupo publicó su propio informe que detalla su trabajo para configurar satélites con menor reflectividad.


Los intereses de los expertos no han sido completamente acomodados por los cambios en el splano de satélite. Dichos ajustes pueden reducir el brillo de las rayas de satélite en las fotografías. Los objetos más borrosos pueden parecer más brillantes en frecuencias infrarrojas y submilimétricas, por lo que estas tecnologías pueden plantear nuevos desafíos. Del mismo modo, las nuevas iniciativas no abordarán los problemas causados por diminutos fragmentos de basura, que son los culpables de una parte significativa del aumento de la luminosidad del cielo. Agregar más naves espaciales a la órbita terrestre inferior aumenta la posibilidad de colisiones accidentales que generan desechos.


Es por eso que los expertos piensan que los gobiernos deberían comenzar a tomar en serio las despedidas de los satélites. Un artículo de comentario publicado en la misma revista ayer sugiere: "Ahora es un momento ideal para considerar el rechazo de los cuerpos súper celestiales".


Otra entrada del diario argumenta que la protección del espacio exterior debe tratarse como la protección de la atmósfera de la Tierra. Según el documento, esto podría implicar evaluaciones naturales estandarizadas de satélites y un estándar mundial redactado. La profesora de la Universidad de San Francisco, Aparna Venkatesan, planteó la pregunta: "¿A quién se le imputará tal daño en un paisaje no regulado?" en Cosmología de la Naturaleza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Formulario de contacto/ contact form

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

premium content subscriber

Buscar este blog

Bottom Ad [Post Page]