Esta es una compañía de medios de noticias dedicada a informarle las noticias más importantes del día y ayudarlo a descubrir un nuevo artista. Somos el sitio web de descubrimiento de artistas próximo número uno porque aprendemos a combinar noticias generales con música.

Post Page Advertisement [Top]

publicidad

please follow/ por favor seguir

subscribirte para recibir las noticias importante del dia de la musica

comparti tu musica aqui

Submit your music to us using Share Pro

publicidad

Sony Music Entertainment (SME) ha iniciado una demanda contra los productores de la película biográfica de Whitney Houston Whitney Houston: I Wanna Dance with Somebody, diciendo que no pagaron por el uso de la música de la fallecida cantante en la película.


Según una demanda presentada en un tribunal federal de California el jueves (15 de febrero), SME dice que los productores, que incluyen Anthem Films, con sede en Boston, NYBO Productions y Black Label Media, con sede en Los Ángeles, firmaron un acuerdo de licencia de sincronización en diciembre. 5 de enero de 2022, pocos días antes del estreno de la película.


Este acuerdo supuestamente permitía la autorización para utilizar más de 20 canciones clásicas de Houston, incluido el éxito mundial "I Will Always Love You". Sin embargo, Sony afirma que, a pesar del acuerdo escrito, los productores no han pagado ningún coste de licencia por la música utilizada en la película.


"A diferencia de otros tipos de películas, las biografías musicales, por su naturaleza, requieren el uso de la música del músico en cuestión, ya que es casi imposible explicar la importancia del genio creativo o el estilo y talento únicos de un músico sin el uso de la música del músico", según la demanda presentada por el equipo legal de SME.



"Hasta la fecha, Anthem no ha pagado las tarifas, ni ninguna parte de las tarifas, adeudadas en virtud de los acuerdos", según el comunicado.



SME considera los actos de los productores como una "infracción deliberada y deliberada" de sus derechos de autor y solicita daños y perjuicios específicos, incluida la posible pérdida de ingresos. La demanda también afirma que los productores eran conscientes de sus obligaciones de obtener las licencias, lo que podría indicar un intento deliberado de evadir el pago total.


Black Label Media, uno de los productores, respondió a la demanda diciéndole a Billboard que la empresa era "uno de los muchos inversores en esta película, no debería haber sido nombrado en la demanda y espera ser despedido de ella lo antes posible".


Otros productores nombrados en el caso aún no han comentado oficialmente.


La batalla judicial demuestra la complejidad de las licencias musicales en las producciones cinematográficas. Los titulares de derechos de autor, como Sony Music en este caso, poseen los derechos para reproducir y distribuir obras musicales, y los cineastas deben obtener permiso para utilizarlas en sus producciones. La licencia de sincronización permite expresamente la sincronización de música con material visual, y no obtener los permisos necesarios puede tener consecuencias legales.



Si Sony gana, podría sentar un precedente para una aplicación más estricta de los acuerdos de licencia de música, desalentando así casos similares de falta de pago en el futuro. Por el contrario, una victoria de los productores puede generar inseguridad jurídica y hacer más difícil para los titulares de derechos defender sus derechos de autor en las producciones cinematográficas.


La batalla legal más reciente de Sony se produce después de que la empresa y Warner Music Group demandaran al proveedor de servicios de Internet Altice USA en diciembre por supuestamente permitir el robo generalizado de música a través de su servicio.


En noviembre, SME presentó una demanda contra la empresa estadounidense de cosméticos OFRA por supuestamente explotar su música en anuncios de Instagram y TikTok sin permiso.



Más allá de las implicaciones legales, este tema empaña la película biográfica y la comercialización en curso de las canciones de Whitney Houston. En diciembre de 2021, una cinta inédita de Whitney Houston de cuando tenía 17 años se vendió como NFT por 999.999 dólares. Primary Wave Music y el patrimonio de Houston descubrieron la melodía en 2020.


Primary Wave compró una participación del 50% en Whitney Houston Estate en 2019.


Primary Wave obtuvo los derechos de autor de las exitosas canciones de Whitney Houston hace más de un año como parte de una transacción por más de 60 canciones escritas por los compositores Shannon Rubicam y George Merrill del grupo de música pop estadounidense Boy Meets Girl.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]