paid ads

 

enviar canciones

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

submit your music

Entrada destacada

dtb sav behind the scenes photos

LA NEBULOSA MANTARRAYA, LA MÁS JOVEN CONOCIDA, SE ESTÁ APAGANDO


 El ciclo de existencia de las estrellas tiene escalas de tiempo que, además, pueden parecer eternas: una superestrella tarda cientos de miles de años en nacer y su etapa adulta se extiende a miles de millones de años.


Si se trata de un personaje famoso de masa baja o intermedia, como el Sol, llegará un momento en que, habiendo agotado el hidrógeno del núcleo que le sirve de combustible, amplificará y expulsará sus capas externas; y éstos, iluminados a través del núcleo estelar, impulsarán hacia arriba una nebulosa planetaria. Estos son objetos muy impresionantes, que se amplifican mientras atenúan su brillo para dejar de desvanecerse en bastantes decenas de años. Pero un descubrimiento sobre exhibe algo sin precedentes: en solo dos décadas, la Nebulosa Manta Ray se ha extinguido.


La Nebulosa Manta Ray, o Hen3-1357, solía ser entregada como la nebulosa planetaria más joven considerada en 1998: una vez se calculó que el núcleo de la celebridad central solo había estado produciendo suficiente electricidad durante veinte años para ionizar la envoltura de gasolina que se había formado. conformado como resultado final de la expulsión de las capas externas. La información también confirmó que el personaje famoso central se había calentado más rápido de lo previsto pensando en su baja masa.


Su dimensión es igual a una décima parte de las dimensiones comunes de las nebulosas planetarias, sin embargo las extravagancias de esta mantarraya cósmica no cesan ahí: ahora, un trabajo indica que Hen3-1357 ha disminuido en las últimas dos décadas, y que las capas de gasolina que rodean a la superestrella central han perdido la nitidez.


"Son cambios dramáticos y extraños", dice Martín A. Guerrero, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) que colabora en la misión. “Estamos siendo testigos de la evolución de una nebulosa en tiempo real y vemos variantes en unos pocos años. De ninguna manera lo hemos considerado tan claramente. "


La valoración de las fotografías obtenidas a través del Telescopio Espacial Hubble en 2016 y estas adquiridas en 1996 (y que permitieron, por primera vez, echar un vistazo a su forma) indica cómo la nebulosa ha perdido su brillo y su forma modificada. Sin embargo, los tentáculos y filamentos fluorescentes del combustible en las áreas centrales han desaparecido, y los bordes curvilíneos que indicaban su afiliación con las mantarrayas han desaparecido.

Comentarios

paid ads