Esta es una compañía de medios de noticias dedicada a informarle las noticias más importantes del día y ayudarlo a descubrir un nuevo artista. Somos el sitio web de descubrimiento de artistas próximo número uno porque aprendemos a combinar noticias generales con música.

Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]


 ¿Por qué es importante saber sobre el negocio de la música? "Para 1999, la industria mundial de la música grabada había estado en auge durante casi un cuarto de siglo. En 1974, se vendieron casi mil millones de discos en todo el mundo. Para el cambio de siglo, ese número se había más que triplicado. Hacia el final de los años 90, la moral en los sellos discográficos era alta, y pocos en la industria de la música anticiparon que un grupo de adolescentes piratas informáticos liderados por Shawn Fanning (entonces estudiante de la Universidad Northeastern en Boston) pondría en marcha el turbulento proceso que eventualmente socavar los cimientos de la industria. Napster, fundado por Shawn Fanning, es un sitio web para compartir archivos que permite a sus usuarios descargar y distribuir música ilegalmente entre sí sin pagar regalías a los artistas reales. Una demanda de la industria musical establecida rápidamente provocó que Napster para cerrar su servicio. Sin embargo, una gran cantidad de otros servicios más avanzados surgieron rápidamente en su lugar. La industria de la música convencional lo intentó desesperadamente, tanto a través de soluciones legales como técnicas. Es decir, para detener el ascenso meteórico de los servicios de piratería en línea como Napster, Kazaa, Limewire, Grokster, DC++ y The Pirate Bay, pero fue en vano. Cuando la ley cerró un servicio de intercambio de archivos, rápidamente surgió otro para llenar el vacío. Las ventas unitarias de música grabada distribuida físicamente (como casetes, CD y discos de vinilo) habían caído a los mismos niveles bajos que a principios de la década de 1970 a finales de 2013. En los 15 años posteriores a la creación de Napster, la industria de la música tal como la conocíamos fue radicalmente alterado, con el paradigma empresarial dominante del siglo anterior sustancialmente abandonado. Este rápido cambio en el negocio de la música es un caso paradigmático de cómo una innovación puede revolucionar por completo un mercado e inutilizar sus habilidades anteriores. Antes del surgimiento de Internet, el negocio de la música dependía en gran medida de su capacidad de ejercer control sobre la distribución física para mantener su posición como fuerza dominante en el mercado. Los principales sellos discográficos han tenido que reinventarse, ya que la transmisión de música digital ha dejado obsoleta la distribución de música física. En este capítulo se discutirá la situación actual de la industria de la música en la era de la distribución digital, junto con los efectos de Internet en la industria. Las tres grandes compañías discográficas En primer lugar, es importante tener en cuenta que la industria de la música no es una entidad monolítica, sino una colección de subindustrias con valores y objetivos compartidos, pero con estructuras organizativas distintas. El negocio de la música en su conjunto gira en torno a la producción y venta de obras musicales. Los cantautores y compositores escriben música y letras que pueden interpretarse en vivo, grabarse y venderse al público, o licenciarse para su uso en otros contextos, como partituras o como fondo de películas y programas de televisión (publicidad, televisión, etc.). Como resultado de este marco fundamental, han surgido tres subindustrias distintas en el ámbito de la música: la industria de la música grabada, que se ocupa de la producción y distribución de música a los consumidores; la industria de licencias de música, que se ocupa principalmente de la concesión de licencias de composiciones y arreglos a empresas; y la industria de la música en vivo, que se ocupa de la producción y promoción de entretenimiento en vivo, como conciertos, giras, etc. Empresas que se especializan en la creación de instrumentos musicales, programas de computadora, herramientas de interpretación y producción, recuerdos musicales y artículos similares a veces también se consideran parte del complejo industrial de la música. A pesar de su importancia, estos subsectores rara vez se consideran el corazón de sus respectivas industrias. Antes del surgimiento de Internet, la música grabada era la más rentable de los tres tipos de producción musical. En el negocio de la música de la vieja escuela, el objetivo final de la mayoría de los músicos y bandas emergentes era conseguir un contrato discográfico. La mayoría de las bandas no firmadas no tendrían los recursos para grabar profesionalmente en un estudio u obtener acceso a la red de distribución global de un sello si no fuera por un contrato de grabación. El segundo subconjunto de la industria de la música, las licencias de música, era mucho menos importante y más rutinario que el subconjunto de música grabada. El sector editorial de música en ese momento era principalmente B2B, con poca o ninguna participación de los consumidores. Eran los principales responsables de recaudar las tarifas de licencia y distribuirlas equitativamente entre los compositores y compositores cada vez que se utilizaba una canción en cualquier entorno. La venta de entradas para conciertos impulsó las ganancias en la industria de la música en vivo, el tercer segmento del negocio de la música. A pesar de una historia larga e ilustre, el negocio de la grabación hizo de las presentaciones en vivo una prioridad secundaria en el siglo XX. Sin duda, las ventas de discos eran la fuente de ingresos más importante, y las giras de conciertos solían verse como un vehículo para promocionar un álbum de estudio, y los sellos discográficos no estaban particularmente preocupados por la rentabilidad de la gira. Incluso si el recorrido en sí fue¿Por qué es importante saber sobre el negocio de la música? "Para 1999, la industria mundial de la música grabada había estado en auge durante casi un cuarto de siglo. En 1974, se vendieron casi mil millones de discos en todo el mundo. Para el cambio de siglo, ese número se había más que triplicado. Hacia el final de los años 90, la moral en los sellos discográficos era alta, y pocos en la industria de la música anticiparon que un grupo de adolescentes piratas informáticos liderados por Shawn Fanning (entonces estudiante de la Universidad Northeastern en Boston) pondría en marcha el turbulento proceso que eventualmente socavar los cimientos de la industria. Napster, fundado por Shawn Fanning, es un sitio web para compartir archivos que permite a sus usuarios descargar y distribuir música ilegalmente entre sí sin pagar regalías a los artistas reales. Una demanda de la industria musical establecida rápidamente provocó que Napster para cerrar su servicio. Sin embargo, una gran cantidad de otros servicios más avanzados surgieron rápidamente en su lugar. La industria de la música convencional lo intentó desesperadamente, tanto a través de soluciones legales como técnicas. Es decir, para detener el ascenso meteórico de los servicios de piratería en línea como Napster, Kazaa, Limewire, Grokster, DC++ y The Pirate Bay, pero fue en vano. Cuando la ley cerró un servicio de intercambio de archivos, rápidamente surgió otro para llenar el vacío. Las ventas unitarias de música grabada distribuida físicamente (como casetes, CD y discos de vinilo) habían caído a los mismos niveles bajos que a principios de la década de 1970 a finales de 2013. En los 15 años posteriores a la creación de Napster, la industria de la música tal como la conocíamos fue radicalmente alterado, con el paradigma empresarial dominante del siglo anterior sustancialmente abandonado. Este rápido cambio en el negocio de la música es un caso paradigmático de cómo una innovación puede revolucionar por completo un mercado e inutilizar sus habilidades anteriores. Antes del surgimiento de Internet, el negocio de la música dependía en gran medida de su capacidad de ejercer control sobre la distribución física para mantener su posición como fuerza dominante en el mercado. Los principales sellos discográficos han tenido que reinventarse, ya que la transmisión de música digital ha dejado obsoleta la distribución de música física. En este capítulo se discutirá la situación actual de la industria de la música en la era de la distribución digital, junto con los efectos de Internet en la industria. Las tres grandes compañías discográficas En primer lugar, es importante tener en cuenta que la industria de la música no es una entidad monolítica, sino una colección de subindustrias con valores y objetivos compartidos, pero con estructuras organizativas distintas. El negocio de la música en su conjunto gira en torno a la producción y venta de obras musicales. Los cantautores y compositores escriben música y letras que pueden interpretarse en vivo, grabarse y venderse al público, o licenciarse para su uso en otros contextos, como partituras o como fondo de películas y programas de televisión (publicidad, televisión, etc.). Como resultado de este marco fundamental, han surgido tres subindustrias distintas en el ámbito de la música: la industria de la música grabada, que se ocupa de la producción y distribución de música a los consumidores; la industria de licencias de música, que se ocupa principalmente de la concesión de licencias de composiciones y arreglos a empresas; y la industria de la música en vivo, que se ocupa de la producción y promoción de entretenimiento en vivo, como conciertos, giras, etc. Empresas que se especializan en la creación de instrumentos musicales, programas de computadora, herramientas de interpretación y producción, recuerdos musicales y artículos similares a veces también se consideran parte del complejo industrial de la música. A pesar de su importancia, estos subsectores rara vez se consideran el corazón de sus respectivas industrias. Antes del surgimiento de Internet, la música grabada era la más rentable de los tres tipos de producción musical. En el negocio de la música de la vieja escuela, el objetivo final de la mayoría de los músicos y bandas emergentes era conseguir un contrato discográfico. La mayoría de las bandas no firmadas no tendrían los recursos para grabar profesionalmente en un estudio u obtener acceso a la red de distribución global de un sello si no fuera por un contrato de grabación. El segundo subconjunto de la industria de la música, las licencias de música, era mucho menos importante y más rutinario que el subconjunto de música grabada. El sector editorial de música en ese momento era principalmente B2B, con poca o ninguna participación de los consumidores. Eran los principales responsables de recaudar las tarifas de licencia y distribuirlas equitativamente entre los compositores y compositores cada vez que se utilizaba una canción en cualquier entorno. La venta de entradas para conciertos impulsó las ganancias en la industria de la música en vivo, el tercer segmento del negocio de la música. A pesar de una historia larga e ilustre, el negocio de la grabación hizo de las presentaciones en vivo una prioridad secundaria en el siglo XX. Sin duda, las ventas de discos eran la fuente de ingresos más importante, y las giras de conciertos solían verse como un vehículo para promocionar un álbum de estudio, y los sellos discográficos no estaban particularmente preocupados por la rentabilidad de la gira. Incluso si el recorrido en sí fue

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ads

Buscar este blog

Featured Post

Sobre el tema de cotize billones

 W   Una artista llamada cotize billones está ah punto de ser demandada si hace pública su nuevo tema 

Bottom Ad [Post Page]